A GRANDES RASGOS

Mínimo era ínfimo, pequeño, diminuto, y más corto que las mangas
de un claleco.
Antes de empezar ya había terminado, era breve y minúsculo.
Medía negativo.
De ser chico no le cabía la menor duda, y no cabía en sí de gozo.
Decimal como estadística y despreciable en redondeos, apreciable en
el reparto y como voto minoría.
 
Juan José Tapia Urbano
Anuncios

LOS VICIOS DEL DESAMOR

Cuando el silencio, cansado de gritar, salió dando un portazo de la casa,
los amantes le quitaron la pasión a la mordaza. Rescataron gemidos a
punto de ser asfixiados por la indiferencia. Liberaron canciones
confinadas por años en la torre del escepticismo. Celebraron con gritos,
con baile, con sudor, con risas. A la distancia, el desengaño los miraba
compasivo, fumando sin prisas el último cigarrillo de la ilusión; para
luego apurar, sin miramientos, el vino tinto de la traición.
 
Flor Marina Yañez Lezama

DECIR SÍ

Afirmativo. Así es. Bueno. cierto. Claro. Con toda certeza.
De acuerdo. Efectivamente. Elemental. En efecto. Eso es. Esta bien.
Evidentemente. Exacto. Indudablemente. Justo. Lógico. Natural.
Obviamente. OK. Por qué no. Por supuesto. Positivo. Seguro.Sin dudarlo.
Sin lugar a dudas.
Tú los has dicho. Vale. Venga. Verdadero.
¿Nunca te has preguntado por qué a veces es tan difícil decir sí?
 
Jorge Martínez Gil
 

COMO ALMA EN LIBEERTAD

Me gusta caminar por esas calles mojadas
que el agua descalza de gentes
y la noche besa con su frescura

Me gusta lo bello y efímero
que se consume en una mirada

Me gustan las flores
que no se dejan coger
para formar ramo

Me gustan los ojos chiquitos
que cuando se enamoran
se agrandan.

Me gusta la mujer que ama
la lectura de los silencios

Me gustan las golondrinas
que hacen poesía con sus vuelos

Me gustan los enfermos de justicia
Que no pisan la flor.

Me gusta la fragilidad de la amapola
Llena de belleza y color
Que en las laderas floreadas
Cuando el viento sopla
Se acuna en oleajes de color

Me gusta sentir la ausencia
para disfrutar la presencia

Me gustan esas manos
que saben unirse día a día
tanto en el amor
como en el sufrimiento
en la pena y en la dicha
¡Dejarme unir las mías!

Me gustan las botas de gastadas suelas
Sello de un caminante que erosiona el tiempo vivido
en su esencia de aire, agua, fuego y tierra

Me gustan los ojos enamorados

Me gustan los niños
Que no se aprovechan de serlo

Me gusta la paciencia
Del campo
Con sus ojos hechos de horizonte

Me gusta la gente que trasmite paz
Que la vive y la contagia
Esa paz sea con nosotros.

 
JOSÉ ANDRES VILLOTA ROCHA