NO DEJES

 

No dejes

Walt Whitman

 

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,

sin haber sido feliz,

sin haber aumentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho a expresarse,

que es casi un deber.

No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y las poesías

sí pueden cambiar el mundo.

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.

Somos seres llenos de pasión.

La vida es desierto y oasis.

Nos derriba, nos lastima, nos enseña,

nos convierte en protagonistas

de nuestra propia historia.

Aunque el viento sople en contra,

la poderosa obra continúa:

Tú puedes aportar una estrofa.

No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.

No caigas en el peor de los errores: el silencio.

La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes. Huye.

"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",

dice el poeta.

Valora la belleza de las cosas simples.

Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,

pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.

Eso transforma la vida en un infierno.

Disfruta del pánico que te provoca

tener la vida por delante.

Vívela intensamente, sin mediocridad.

Piensa que en ti está el futuro

y encara la tarea con orgullo y sin miedo.

Aprende de quienes puedan enseñarte.

Las experiencias de quienes nos precedieron

de nuestros "poetas muertos",

te ayudan a caminar por la vida

La sociedad de hoy somos nosotros

Los "poetas vivos".

No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …

SUCEDE

Sucede que muchas veces callo
en lugar de hablar.

Sucede que muchas veces pienso y reflexiono
en lugar de reír.

Sucede que muchas veces cierro los ojos
en lugar de abrirlos.

Sucede que muchas veces me alejo
en lugar de acercarme.

Sucede que muchas veces mi alma se pelea
con mi razón
en lugar de ir tomadas de la mano.

Sucede que muchas veces
es más fácil escribir
que demostrarlo o decirlo.

Sucede que muchas veces prefiero pasar
sin ser advertida.

Sucede que muchas veces mis labios
se pelean con mis palabras,
y entonces me sumerjo
en el mundo de los versos,
en el mundo del lenguaje mudo
de las palabras atrapadas
en el papel.

 

En cuanto sepa el autor lo reflejaré en el poema, lo encontré navegando por internet, lo tenía guardado en un lugar de mi ordenador y hoy lo reflejo aquí por si también os sentís identificados.

 

DIÁLOGO DE BESUGOS

-Buenos días.

-Buenas tardes.

-¿Cómo están ustedes?

-¿Ustedes…refiriéndose a mí?

-A usted.

-Pues somos unos ustedes muy solitarios.

-¿Están ustedes solos?

-Ustedes no sé como estarán, yo, que soy usted, estoy más solo que un chorizo de Cantimpalo.

-Un momento, está usted equivocado.

-¿Están acompañados los chorizos de Cantimpalo?

-No lo sé. Usted ha dicho textualmente: “Yo, que soy usted”. Y sin ánimo de interferir en su      ego, que yo sepa usted es usted, pero jamás será yo.

-¡Cómo que yo jamás seré yo¡

-Yo, refiriéndome a usted, será yo, siempre que usted sea yo; pero yo, refiriéndome a usted, que soy mí, jamás será yo.

-O sea que yo debo de ser mí si no soy usted a pesar de ser yo. Pues no entiendo esto de usted ni de mí.

-Uno es uno siempre.

-Ahora llegan los unos. O sea que aquí estamos yo, que soy yo, usted, mí, usted que soy yo desde usted, yo que es usted desde usted, mí que debe ser un vecino musical y ahora para acabar de resolver los problemas  llegan los unos. ¡El completo, vamos¡

-No llegan los unos.

-Pues si no son los unos serán los otros.

-O sea que llegan unos pero no llega nadie. ¡Que llegada más solitaria¡ ¿les estaba usted esperando?

-Yo no espero a nadie…

-Yo me llamo Agapito Martínez.

-Yo, no.

-¿Usted no se llama Agapito Martínez?

-No, que va. Yo me llamo Fulgencio Pérez.

-¿Usted no será pariente de Fulgencio Pérez?

-Más que parientes, somos la misma persona.

-¡Fulgencio a mis brazos¡

-¿Me conoce?

-¡Claro que le conozco¡ ¡Llevamos una hora hablando de usted, de mí, de yo y de los unos¡ Cuente, cuente, ¿qué hace de mí?

-¿Mí? ¿Mí a seca o Mi-mi?

-¡Ha venido también Mimi ¡ Ya estamos todos.

-Pues si están todos, me voy. Buenos días.

-Buenas tardes.

 

-DE Armando Matías Guiu-


 

 

 

OSHO

La actividad sexual de todos empezó con el contacto erótico
y sensual con el propio cuerpo. La masturbación no tiene nada de malo, es maravillosa,
una gran fuente de placer independiente, pero tiene solo un problema: no es
suficiente. Si uno quiere más… entonces tiene que buscar más allá, y lo primero
que saldrá a buscar es otra mano parecida a la propia.

 

   Éste es el
descubrimiento de la homosexualidad, por la cual transitamos todos por un
tiempo, la actuemos o no. La homosexualidad no tiene nada de malo, es
maravillosa, puede dar placer, pero tiene un solo problema: no es suficiente. Si
uno quiere más… entonces, tiene que complicarse, tiene que buscar lo diferente.
Y la complicación es enredarse con el otro sexo.

 

   Éste es el
descubrimiento de la heterosexualidad. Por supuesto, la heterosexualidad no
tiene nada de malo, es maravillosa, y uno puede obtener gran placer en ella,
pero tiene un solo problema: no es suficiente. Si uno quiere más… entonces
tiene que llegar a la abstinencia y a la meditación.

 

    Pero antes de
llegar ahí hay que haber tenido todo el sexo que uno desee. Porque a la
abstinencia nunca se llega antes de sentir que todo el placer encontrado ha
sido insuficiente…

 

                                                                                                                        
OSHO

LAS AVENTURAS DE UN LIBRO VAGABUNDO

 

PAUL DESALMAND

Las aventuras de un libro vagabundo es una manera divertida de contar una historia, desde el punto de vista del propio libro, desde que nace hasta su final o destierro. Habla con los demás libros que se encuentra en las librerías en las que está depositado manteniendo conversaciones de gran calado literario, cuenta las aventuras de los personajes que le leen, desde la mujer desnuda que se tapa con él, hasta el taxista que hace una biblioteca dentro del propio taxi. Un libro curioso y fácil de leer.

CAPITÁN ABUR RAED.

Otro cuento para enseñar a mis hijos, otro regalo llegado desde tierras sureñas. Una película para la reflexión, que hace apología sobre la lectura, sobre la denuncia a los malos tratos, sobre la soledad, sobre la sociedad árabe con respecto a la mujer, sobre los sueños, ser lo que uno quiere ser aunque la vida te ponga trabas. Que manera mas sencilla y tierna de contar una historia. Una película de esas que pasan por las carteleras de los cines en el mejor de los casos sin  pena ni gloria. Un señor que trabaja en el aeropuerto de Amman limpiando, en su barrio unos niños piensan que es piloto, y les cuenta bonitas historias de viajes que imagina, a los niños les hace felices esas bellas historias en una zona del mundo donde los mas sofisticado para ellos es un balón artesano. La moraleja de la película es: Aun sin tener nada, lo mas importante es darlo todo  y el  Capitán Abu Raed aquí da un ejemplo de entrega a los demás sin pensar en él. Destacar de una manera acentuada la luz mediterránea que caracterizan a este tipo de películas, al igual que destacar la belleza de la ciudad de Amman, en la maravillosa fotografía de la cinta.

UN HOMBRE SOLTERO



Una película de esas que pasan desapercibidas, con una carga emocional importante, con un personaje atrapado en su pasado, con verdaderos problemas para olvidar a su amante, a su pareja, nada de lo que se le pone delante puede aliviar su condena, su angustia, su pena… Tom Ford pone de manifiesto el lugar que ocupa en el mundo de la moda, dándole a los personajes un exquisito estilo y clase que destaca en cada fotograma, la decoración sesentera es impecable, cada detalle llama la atención, no le falta una pincelada de color, todo está meticulosamente estudiado para crear un ambiente propicio. Las imágenes que se quedan fijas con la mirada del actor son fantásticas todo ello regado con una banda sonora digna de tener como música de cabecera, dando una sensación de soledad y flotabilidad aun estando rodeado de gente, algo que alguna vez hemos experimentado. El director lo plasma de una manera que hace que el cabello se erice, para mi gusto una verdadero filme, cine de culto para grandes minorías.