Bowery Street



Mi placer te creó. Cuando naciste
te destiné ya un hombre. El apropiado
para que él y tú fuerais muy felices.

Modelé tu figura como un barro
precioso, tiernamente, con esmero.
Y forjé tus costumbres con cuidado
artesanal, aislándote del medio.

Vigilé cada día tu sonrisa.
Te enseñé a sonreírme dulcemente.
Y aprendiste muy bien. Te felicito.
Nos hemos merecido ambos el premio.

El premio es este goce tuyo y mío.
El placer que me das, yo lo sentía
cuando estaba, en tu madre, elaborándote.

* * *

José María Fonollosa.

 

LA ESPERA

Te espero…sentado en un banquito de Atocha te espero
sin apenas desespero…demando deseo y pasión,
para viajarme sin billete de vuelta al cenit de tu corazón.
Te espero…con esperanza de habitar en tu piel,
sin añoranza de concluir en tu lecho
y probar tus labios con sabor a miel…
TE DESEO,TE ESPERO Y SIN DESESPERO…
Te espero…en la parada del autobús que va directo a la eternidad,
cuya ruta sin regreso será un tributo de la felicidad…
Te deseo…en la cama que no es un desatino,
en la ladera que son tus caderas al borde del camino.
Me desespero…en la taquilla del cine Avenida,
en tu butaca del teatro Maravilla,
imagino como serán nuestros aposentos.
Tan solo te pido que no seas de aquellas
que no son mas que ocasionales,
pues quiero vacunarme contra las aves findesemanales.
TE DESEO,TE ESPERO Y SIN DESESPERO….

Cortesía de José Manuel Sánchez Cabello, que nos agasaja con sus elogios.

LA HUIDA

Hace tiempo salió. Dejó su casa,
todo cuanto cupiera en ella de memoria.
Lame otra latitud,
camino en otros labios,
bebe de otras miradas, se mira en otros mares.
Todo lo da por bueno si lo aleja
un poco de sí mismo.
Ignora aún que todos los caminos
conducen al lugar que tanto huye.
(David Hernández Sevillano)
EL PESO QUE NOS UNE
Poesía Hiperión

POR AQUI PASA UN RIO

Por aquí pasa un río

Por aquí pasa un río.
Por aquí tus pisadas
fueron embelleciendo las arenas,
aclarando las aguas,
puliendo los guijarros, perdonando
a las embelesadas
azucenas…

No vas tú por el río:
es el río el que anda
detrás de ti, buscando en ti
el reflejo, mirándose en tu espalda.

Si vas de prisa, el río se apresura.
Si vas despacio, el agua se remansa.

Por aquí pasa un río.
Por aquí tus pisadas
fueron embelleciendo las arenas,
aclarando las aguas,
puliendo los guijarros, perdonando
a las embelesadas
azucenas…

(Ángel GonzálezPedro Guerra)

BROADWAY

El amor es un juego apasionante

Y el mejor sustituto del amor.

De aquel amor inmenso, el amor único,

Que uno halla varias veces por el tiempo.

El recíproco amor es lo más bello.

Lo sabemos los dos. Pero es muy grande

El vacío que se abre entre el amor

Que se ha ido y el amor que aún no ha llegado.

¿Por qué llenarlo, pues, con la tristeza

Sí es posible colmarlo de sonrisas?

Si se ha ocultado el sol pueden los faros

Del coche iluminar la carretera.

Mientras llega otro amor buscando el nuestro

Juguemos, sólo juego, a enamorarnos.

Juguemos a querernos, sin querernos,

Hasta el día en que alguno de los dos

Vuelva a sentir amor por cualquier otro.

El amor es hermoso aun como juego.

Fonollosa