Lo que me queda por vivir.

Un fuerza natural, y digo bien natural, por descubrir lo que se escondía entre las ciento sesenta y tantas paginas de las que consta tan intensa novela. Una obra totalmente diseccionada, una obra matemática, estudiada hasta la extenuación. El lector no puede hacerse una idea de que eso este escrito por alguien que no lo haya vivido. A mi que me gusta tomar notas de las cosas que me abren las carne en esos papelitos amarillos con un toque adhesivo, he convertido la novela en un autentico árbol de navidad. Es admirable como se puede describir la vida de una forma tan honda desgarrando desde abajo. Es el primer libro que leo de Elvira Lindo y desde luego que desde hoy en que me lo he acabado he llegado a odiarla, pero odiarla de admiración, odiarla de envidia por poner cada frase, cada palabra en su sitio creando aromas de pueblo, olores del Madrid de los ochenta, un libro de ilusiones rotas, de expectativas truncadas, de recuerdos entrañables, sin lugar a dudas una ambrosia para mis estantes, un tesoro para compartir.

 

                                                           

                                                  

 

 


Lo que me queda por vivir. Antonia tiene veintiséis años cuando se ve sola con un niño de cuatro en el cambiante Madrid de los ochenta. La suya es la historia de un viaje interior, el de una mujer que se enfrenta a la juventud y a la maternidad mientras intenta hacerse un lugar en la vida, en una ciudad y en una época de tiempo acelerado, más propicio a la confusión que a la certeza, sobre todo para alguien que ha tenido una experiencia demasiado temprana de la pérdida y de la soledad. Lo que me queda por vivir es la crónica de un aprendizaje: cómo se logra a duras penas sobreponerse a la deslealtad; cómo el desvalimiento y la ternura de un hijo alivian la fragilidad de quien ha de hacerse fuerte para protegerlo. Lo que me queda por vivir tiene la fuerza de las novelas que retratan un tiempo al contar unas vidas singulares, hechas por igual de desamparo e inocencia. La escritura de Elvira Lindo alcanza aquí una belleza sobrecogedora, yendo derecha al nervio de las cosas, al corazón de esas verdades sobre la experiencia que sólo puede contar la ficción.

 

 

 

Anuncios

Elegía a Ramón Sijé

 
 
 

 

Elegía a Ramón Sijé

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las ladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

(El rayo que no cesa)

 

LAS AVENTURAS DE UN LIBRO VAGABUNDO

 

PAUL DESALMAND

Las aventuras de un libro vagabundo es una manera divertida de contar una historia, desde el punto de vista del propio libro, desde que nace hasta su final o destierro. Habla con los demás libros que se encuentra en las librerías en las que está depositado manteniendo conversaciones de gran calado literario, cuenta las aventuras de los personajes que le leen, desde la mujer desnuda que se tapa con él, hasta el taxista que hace una biblioteca dentro del propio taxi. Un libro curioso y fácil de leer.

EL MUSEO DE LA INOCENCIA

 

 

Abordar un tema como es el amor no es fácil, cada uno lo siente de una manera, aunque si se dan parámetros muy similares, en esta novela se da un giro de tuerca a ese estado, ya no de enamoramiento si no a lo que se denomina amar, amar por encima de todas las cosas llegando a la obsesión casi absoluta. En el libro se relata la relación de Kemal un millonario locamente enamorado de Fussun una pariente lejana de familia modesta. Sin importarle el que dirán, sacrificando su vida perfecta por conseguir lo que mas quería, el amor de Fussun . Me gusta como relata los momentos que pasaba con ella, el deseo que le infundía el no poder tocarla, las miradas clandestinas, como disfrutaba solo con estar con ella, con olerla, con rozar su piel de una forma fugaz, la manera de utilizar cualquier excusa para visitarla. Un paseo por la Turquía de los setenta, por sus calles, por sus rincones, esos paseos por el Bósforo, realmente un viaje fascinante a través de los ojos de alguien que luchó por conseguir lo que más amaba de una forma tan romántica, hasta el punto de hacer un museo con todas las cosas que le recordaban a ella. Intensa, triste, melancólica, un tanto reiterativa, pero enternecedora. Hacerla un hueco en vuestras estanterías.

 

Travesuras de la niña mala

 Una historia de amor vista desde dos lados, la conservadora, conformista y la aventurera al límite, una vida dedicada al amor y al azar, un recorrido por Paris, Lima, Londres, Tokio y Madrid, una novela de sorpresas y sutiles intrigas llena de personajes entrañables, vértices divergentes que se juntan para dar rienda a la pasión, triángulos amorosos de ida y vuelta, adicciones al deseo que intensifican el dolor, que lo apaciguan en pequeñas dosis, cuanto mas me acerco mas te alejas. Llegas a encariñarte con los personajes, totalmente recomendable.

 

CASTILLOS DE CARTÓN

Mi primer libro de Almudena Grandes, y que manera de vivirlo, es un libro corto pero de una intesidad sobervia, me ha parecido muy pasional, un abanico de las fases del amor, de un amor desmesurado, de un amor condenado al fracaso desde su comienzo, si ya de por sí es complicado entre dos para que decir entre tres. ¿ Qué hay de Almudena Grandes en la novela?, para escribir algo así por lo menos algo hay que vivirlo en primera persona, no me creer que algo así se imagine y hacerlo tan tan intenso, desde luego me llevo un sabor de boca extraordinario, si mi palabra favorita es pasión esta está concentrada en ciento noventa y nueve páginas. Que descripciones, que soltura, que personajes mas dinámicos, estoy deseando ver la película.
ALMUDENA GRANDES

MIL SOLES ESPLENDIDOS

 

Dolor, miedo, humillación, crudeza, rabia, lástima, alegría, felicidad, emoción, la impotencia, el abuso y el perdón. Un libro que se queda corto en adjetivos, que recrea la actualidad de Afganistan y sobre todo la realidad de sus mujeres que su unica ilusión es la supervivencia, donde tienen que dar gracias por subsistir pagando un altisimo precio. El autor Khaled Hosseini nos adentra a un mundo que no esta tan lejos de nosotros donde el tiempo se ha detenido y la edad media es un parque de atracciones comparado con todo lo que se vive en esta dramatica novela que hace que sus trescienta setenta paginas no dejen indiferente al lector desde principio a fin. En este libro pongo en mis labios una frase que me dice muchas veces alguien  muy cercano a mi: " Que Dios no te de lo que puedas soportar", creo que esta novela se resume muy bien en esta frase tan elocuente. No sabria decir cual de las dos novelas de Khaled me ha gustado más si Cometas en el cielo o esta, desde luego las dos creo que son imprescindibles de leer para valorar un poquito y digo eso, solo un poquito lo que tememos. Sería un buen regalo de Reyes.

 

 
 

Anteriores Entradas antiguas