CAMINO

 

                                   

Vista la película CAMINO, de Javier Fresser, habría que poner un nueva catalogación: “No apta para padres” no da tregua, se pone el nudo en la garganta de principio a fin, una dura visión de la vida  sufrida por unos padres que les cae la desgracia del cáncer en su seno, en plena ingenuidad de una niña valiente y con ilusiones. Destaca sobre todo la radicalidad de una madre que no es capaz de escuchar a sus hijas y darles un insignificante placer sin anteponer a Dios y un padre sometido al yugo de dicha madre que no es capaz de ponerse en su sitio. La película es una crítica a cualquier grado de fanatismo en cualquiera de sus vertientes no lo voy a valorar. En realidad es una bonita historia de amor, que si no fuera por eso no se como podría esa chica aguantar tanto sufrimiento, (siempre desde el punto de vista del director claro está). Mi visión personal es que como padre que soy, pues le pongo la cara de mis hijos a esa chica y me desmorono, reconozco que lo pasé fatal viéndola, y con eso no quiero decir que no la recomiende pero lo advierto. Como dice una amiga cogeros una cajita de pañuelos que os irá bien.

Anuncios

PASA LA VIDA

 

La vida se hace monótona, es una rueda que gira siempre en el mismo sentido, los cambios que se producen no siempre son a mejor y se truncan, como dice Macaco,(Gira la vida gira, gira, gira y a veces se tuerce) paso demasiado tiempo en la carretera, en las consultas del médico, de hacienda, ¿Cómo puedo combatir esa pérdida de tiempo? La lectura es una buena manera de matarlo, observo a las personas mientras tengo sujeto un libro entre mis manos, y veo en sus rostros esa rueda  giratoria, esas miserias que todos llevamos dentro, me fijo en las caravanas de la carretera, como una chica con un rostro agradable canta mientras conduce y como el señor maduro piensa en su empresa, en su familia, como los niños que van detrás en los coches gesticulan como si se pelearan, o me sonríen, el jovencito inquieto con su coche de tintes deportivos y gafas de sol de marca intentando ver el hueco para colarse en la fila, que el supone la mas rápida que no siempre coincide con la que él cree, el abuelo que no tiene prisa por que en realidad lo tiene todo hecho y ese mismo joven le increpa gesticulando con la mano en alto,  paso demasiado tiempo en el tren de cercanías y observo a los emigrantes haciéndose un hueco entre nosotros,  rostros anónimos cansados, todos con el mismo fin, buscan el sitio para descansar de sus jornadas, como charlan las universitarias de sus inquietudes como las quinceañeras se intercambian sus amores con los rostros felices, disfrutando de su edad, paso demasiado tiempo observando como esas mujeres que ya alimentan a sus nietos llegan al vagón corriendo para no tener que perder mas tiempo, les esperan sus maridos pero no siempre son correspondidas, paso demasiado tiempo observando en los parques infantiles por el cargo que me ocupa de padre, y veo a las madres juntas y las oigo como hablan de sus hijos mientras estos juegan sin mesura en los columpios, ese banco de ese parque es una fuente de sabiduría, pasa la gente, el gritar de los niños, el runrún de las madres, es una estampa casi navideña donde todo parece idílico, paso demasiado tiempo observando como nos relacionamos, comos nos queremos, como nos odiamos, en los bares la máquina tragaperras entona su música mientras un ludópata cambia un billete de veinte euros, los amigos ríen al ritmo de  sus cervezas contando sus vivencias, sus inquietudes, sus angustias. Paso demasiado tiempo observando como los viejos se reúnen con los rayos del sol, donde charlan de sus recuerdos con sus sombreros y garrotas, esa imagen me parece de lo más entrañable, siempre en una sombra que cobijarse, me saludan al unísono contestando a mis buenas tardes. Salgo a correr y dejo bajo mis pies el camino que recorro mientras pienso en lo que deseo, en lo que añoro, y la senda se me hace más llevadera. De camino al trabajo, ese caminar diario, con la misma emisora de radio caótica que me hunde con sus noticias catastrofistas de la crisis, el silencio inunda el habitáculo del vehiculo, la monotonía  fomenta los desencuentros, arranca  ,frena , arranca frena, siempre el mismo camino, siempre el mismo paisaje, siempre los mismo colores, el mismo ruido, el mismo olor, paso demasiado tiempo observando demasiado tiempo en el coche, menos mal que mi pensamiento me hace libre, la música me hace mas cómoda la travesía, mis fantasías me transportan a otros mundos, a otras texturas a otros sabores, ahora paso demasiado tiempo esperando a que llegues tu, y todo sea mas fácil, mas audible, mas vivo, mas gratificante, mas pasional,  enriquecedor,  cotidiano, mas ameno en definitiva. Paso demasiado tiempo escuchando conversaciones que ni siquiera me interesan, estar con personas que ni siquiera me preocupan ni me aportan ni me entusiasman, personas que no respetan tus gustos, tus inquietudes, tus manías, tus bondades ni tus  miserias, la verdad que necesito reflexionar lo que me interesa y lo que me aburre y lo que me quema y lo que me agota, Jorge Bucay decía que había un pueblo en el que solo había niños enterrados, pero en realidad lo que se ponía en las lápidas era la fecha de el tiempo que uno había sido feliz en vida, mi pregunta es ¿cuanto llevo yo de felicidad en tiempo transcurrido?.

EL VOLUNTARIO

El voluntario no ha pintado un cuadro,
no ha hecho una escultura,
no ha inventado una música,
ni ha escrito un poema,
pero ha hecho una obra de arte
con sus horas libres.
 
GLORIA FUERTES.

El regalo de Reyes

  
  
 
AQUI REGALAMOS DOS VERSIONES DE UNA MISMA CANCIÓN A VER QUIEN OS GUSTA MÁS LEONAR COHEN O ANTONY, DIFÍCIL ELECCIÓN